Guadalupe Victoria #98, Tlalpan, Ciudad de México

(13) COMULGAR EN LOS OTROS: PATRICIO LYNCH

uc la pasión

JUEVES SANTO

Pbro. Patricio Lynch

Un sabio sacerdote nos invitaba a comulgar con Jesús presente en la vida de los demás cuando, por diversos motivos, no podíamos acudir a la Misa en tiempos del seminario. Decía que cada persona es un sagrario humano de Jesús. Lejos de ser una formulación piadosa, era una propuesta con profundo olor a Evangelio. Hoy más que nunca puede resonar fuerte esta invitación en tiempos de confinamiento, imposibilitados de recurrir a celebraciones eucarísticas.

El testimonio bíblico es contundente acerca de la presencia de Dios en las personas. Algunas citas paulinas para reflexionar:

  • “Examínense para ver si están en la fe; pruébense a sí mismos. ¿No se dan cuenta de que Cristo Jesús está en ustedes?” 2 Corintios 13:5
  • “Hijitos míos, por quienes vuelvo a sufrir dolores de parto, hasta que Cristo sea formado en ustedes”—Gálatas 4:19
  • “Con Cristo estoy juntamente crucificado, y ya no vivo yo, más vive Cristo en mí”— Gálatas 2:20
  • “Para que Cristo haga su hogar en sus corazones por medio de la fe”. Efesios 3:17
  • Cristo en ustedes, la esperanza de gloria”. Colosenses 1:27
  • ¿Acaso no saben que su cuerpo es templo del Espíritu Santo, quien está en ustedes y al que han recibido de parte de Dios? 1 Corintios 6:19

Los Evangelios nos enseñan:

  • Quien acoge a uno de estos pequeños en mi nombre, me acoge a mí” (Mc 9,37).
  • “Todo lo que hagan a uno de estos pequeños, me lo hacen a Mí” (Mt 25,40).
  • El que los recibe a ustedes, a mí me recibe; y el que me recibe a mí, recibe al que me envió”. Mateo 10:40
  • “Jesús le respondió: «El que me ama será fiel a mi palabra, y mi Padre lo amará; iremos a él y habitaremos en él.” Juan, 14: 23

No pretendo aburrirlos con citas bíblicas, pero sí anhelo que nos ayuden a despertar y/o profundizar la conciencia de que Dios habita en todos. Esto supone una mirada de fe que muchos santos desarrollaron. Un ejemplo contemporáneo lo encontramos en Santa Teresa de Calcuta, quien decía: “¿Cuál es mi pensamiento? Yo veo a Jesús en cada ser humano. Me digo: este es Jesús hambriento, tengo que darle de comer. Este es Jesús enfermo. Este tiene lepra o gangrena; tengo que lavarle y atenderle. Yo sirvo porque amo a Jesús.”

San Juan nos interpela: “Y si alguno dice: Yo amo a Dios, y aborrece a su hermano, es mentiroso. Pues el que no ama a su hermano a quien ha visto; ¿cómo puede amar a Dios a quien no ha visto?” (1 Juan 4:20) Según como trato a los demás, especialmente a los más cercanos, así trato a Dios.

Es más cómodo convertirle a Jesús en objeto de adoración en la Eucaristía, que seguirlo en el servicio y la disponibilidad para con todos, reconociendo su presencia, especialmente en los marginados y excluidos. ¿De qué sirve expresar devoción y adoración ante las especies consagradas y seguir despreciando la vida de los demás?

Jesús nunca dijo: “Ven y adoradme”, sino “ven y sígueme”. “No todo el que me dice: «Señor, Señor», entrará en el reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos” (Mateo 7:21) Pues entremos en esta escuela del seguimiento donde Jesús nos enseñará a vivir la voluntad de su Padre, que entre otros mandamientos de su Hijo, supone perdonar setenta veces siete, ser compasivos y misericordiosos como su Padre, no tener miedo, ser puros de corazón, tener sed de justicia, ser mansos como palomas y astutos como serpientes, ser sal y luz, liberar a los cautivos, dar vista a los ciegos, vivir la caridad como el buen samaritano, dejarlo todo por Él y su causa, en síntesis, amar como Él nos ha amado. No hay dos amores distintos, son las dos caras de una misma moneda. La medida de mi amor a los otros será en definitiva la medida de mi amor a Dios.

Comulguemos entonces con la presencia de Jesús en los que nos rodean. Los 365 días serán oportunidades para vivir una fe encarnada, aterrizada, desarrollando una mirada contemplativa, que descubre su rostro en los demás. ¡Que así sea!

Posts Relacionados

Dejar un comentario

X