Guadalupe Victoria #98, Tlalpan, Ciudad de México

“Es responsabilidad eclesial pedir perdón a Dios, a las víctimas, a las comunidades, a las familias que se vieron afectadas por un abuso”.

67563335_1211170169087475_3325670473819226112_o

El Centro de investigación y formación interdisciplinar para la protección del menor (CEPROME) anunció la realización de una Jornada de Oración por las Víctimas de abuso sexual, este 16 de julio.

El evento, que se realizará desde la 1:15 p.m. (hora local) en el auditorio de la Universidad Pontificia de México en Ciudad de México, será presidido por Mons. Alfonso Miranda, secretario general de la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM), y responsable de la Comisión para la protección de menores.

En diálogo con ACI Prensa, el P. Daniel Portillo, director del CEPROME, subrayó que la jornada de oración surge de la conciencia de que “somos una comunidad creyente que también creemos que la restauración tiene que ser de manera integral”.

“No nomas exigimos justicia, no nomás nos preparamos, investigamos, sino también somos creyentes, que sabemos que ante aquello que muchas veces humanamente rebasa nuestros límites, también necesitamos de la providencia y del auxilio de Dios”, indicó.

Sin embargo, precisó, “la jornada de oración no se presenta como algo ajeno, paralelo, alterno o contrario a la petición de justicia. La jornada de oración presupone que la Iglesia debe hacerse responsable de estos actos que se han cometido”.

“Una jornada de oración no suple la justicia”, explicó, sino que “invocamos también al Dios en el que creemos, al Dios por el que servimos, para que asista también a su Iglesia, que nos conceda el don de la renovación, que nos conceda renovar nuestros corazones también para que estén dispuestos a escuchar siempre a las víctimas, para atender mejor esta situación”.

En la jornada habrá una reflexión del Evangelio y participarán víctimas de abusos que compartirán sus testimonios. También se realizará una petición eclesial de perdón por estos actos.

El P. Portillo señaló que entre los frutos que esperan se encuentran “la sensibilidad, la escucha, la conexión, la esperanza, la respuesta, la necesidad también de entrar con una responsabilidad eclesial”.

“Aunque nosotros no hubiéramos cometido los actos sexuales que algunos miembros de nuestra Iglesia han hecho, también es una responsabilidad eclesial pedir a Dios por nuestra Iglesia, pedir perdón a las víctimas, pedir también perdona a las comunidades eclesiales, a las familias de las personas que se vieron afectadas”, expresó.

Para más información, puede escribir a ceprome@pontificia.edu.mx.

Fuente: AciPrensa / www.aciprensa.com / Autor David Ramos

Posts Relacionados

Comentarios (1)

El único camino al cielo.

Si queremos ir a un lugar desconocido que no conocemos la forma de un lugar desconocido,
Necesitamos a una persona que alguna vez vaya a ese lugar o una persona de ese lugar
recogernos, para que no nos perdamos
Esta forma de pensar es muy razonable y puede ser aceptada por nuestra lógica.

Si queremos ir al cielo, necesitamos una persona a la que Él sepa cómo ir
El cielo o la persona del cielo van a la tierra y él puede regresar
de nuevo, al cielo. La persona es Jesús, vuelve al cielo
presenciado por sus discípulos (Hechos 1: 9-11), por lo que Jesús no tiene
Tumba en la tierra. Jesús puede llevarte al cielo, pero otra persona
que su tumba en la Tierra, entonces no sabes que su alma va a
Cielo o vete al infierno. Esta persona no está segura de llevarte al cielo.

Cómo seguir a Jesús siguiendo su palabra y hacerlo.
Cómo saber su palabra leyendo la Biblia todos los días.
Informe a cada persona que cree en Jesús como Dios hijo.

Dejar un comentario

X